Jesús San Silvestre llama a Dolores, para que le cuente su versión de los hechos, ya que parece que las versiones no coinciden. Jesús tiene constancia de que Dolores acosa a la otra parte, y tiene que dar su opinión.