Nunca te fíes del vendedor…