Si quieres teléfonos, los tienes que pagar