Jesús San Silvestre, el mecánico